El Mercader de Venecia y el antisemitismo de Shakespeare

shylock105

La historia comienza cuando Bassanio, un noble de escasos recursos, le pide a Antonio, su mejor amigo y rico comerciante, que le preste 3.000 ducados para poder así enamorar a la rica heredera Porcia. Entonces Antonio, que tiene todo su dinero empleado en sus escoltas en el extranjero, decide pedirle prestado el dinero a Shylock, un judío usurero. Shylock acepta dar el dinero con la condición de que, si la suma no es devuelta en la fecha fijada, Antonio tendrá que pagar con una libra de su propia carne. Así, Bassanio termina comprometiéndose con Porcia.

Llegan noticias de que los barcos de Antonio han naufragado y de que la deuda no ha sido pagada, con lo que Shylock reclama su libra de carne. Tal situación desemboca en un juicio presidido por el Duque de Venecia y al que asiste Porcia disfrazada de juez y su criada Nerissa de ayudanta, dispuestas a defender a Antonio.

Tras discutir, Porcia da la razón a Shylock y admite que éste, por ley puede cobrar la libra de carne. Después, Shylock es desenmascarado como conspirador y el Gran Duque le perdona la vida, pero se atiene a dar la mitad de sus riquezas a Antonio y la otra mitad al Estado.

El judío termina no ateniéndose a lo anterior y al cabo de la historia Porcia y su criada confiesan que fueron ellas las que ayudaron a Antonio.

El Mercader de Venecia es una obra dramática escrita por William Shakespeare en 1596 época en la cual los judíos aun siendo pobres, eran considerados los causantes de todas las pestes y si eran ricos, no podían ser menos que usureros que robaban a los cristianos.

Mucho se ha discutido el carácter antisemita de la obra escrita para teatro y hay quienes dicen que en su argumento, mostrando al judío como usurero e inhumano, quiso denunciar la opresión de que eran objeto los judíos en aquel tiempo. Sin embargo, en una obra con una trama romántica el protagonista termina siendo Shylock y su desmedido hambre de dinero.

El famoso crítico literario Harold Bloom dice en sus notas: “Tendría uno que ser ciego, sordo y tonto para no reconocer que la grandiosa y equívoca comedia El mercader de Venecia es sin embargo una obra profundamente antisemita”. Pero para otros, es justo lo contrario: para Salomón Reznick, por ejemplo, “[Shylock] no es la encarnación de su raza, sino de todos los seres oprimidos”, puesto que sostiene que en sus discursos podríamos reemplazar la palabra “judío” por la de “proletario”, “negro” o “subversivo” y obtener el mismo resultado.

Lo que no es nada ambigua es la sinopsis de la obra, que arrasa literalmente con Shylock arrebatándole tanto sus afectos (su hija) como sus riquezas, a favor de unos cristianos que mantienen un sistema de prestamistas como modo de funcionamiento del Estado pero, al mismo tiempo, desdeñan a estos prestamistas acusándolos de usura.  La obra termina además exigiéndole a Shylock que se convierta al cristianismo con lo cual le serían perdonadas sus culpas.

Ya de vuelta a la comedia romántica, el ‘abogado’ y su ‘ayudante’ les piden como muestra de gratitud a Bassanio y a Graciano el anillo que llevan puesto. Ellos al principio se niegan, pero terminan por entregárselo. Cuando llegan a Belmont (casa de Porcia), ambos aparecen sin el anillo, por lo que son recriminados, pero al final Porcia y Nerissa les muestran los anillos y confiesan la verdad. Además, Porcia informa a Antonio que tres de sus barcos han vuelto sanos y salvos.”

Todo acaba bien para los personajes de la obra, excepto para Shylock.

ISCA en Español

Imagen: Al Pacino en el papel de Shylock, Michael Radford, 2004

Fuentes: Diario Inca, La Linea Amarilla

 

Tags:

Author: admin