La historia del odio

Wandering_jew

Desde mucho antes de la Edad Media y el Mundo Antiguo, los judíos han sido discriminados en diferentes ámbitos. Hasta el día de hoy, ser judío en cualquier lugar del mundo es cargar en las espaldas todo un prejuicio de larga data que se ha vuelto común y que para las nuevas generaciones no tiene explicación, ni menos justificación.

Al parecer, en cada capítulo escrito de la historia está el ingrediente judío, casi siempre en sentido negativo.  En las Cruzadas, la Inquisición Española, los libelos de sangre, los pogromos, las innumerables expulsiones y el asesinato sistemático de 6 millones, son protagonistas los judíos.

La Economía mundial cuando se habla de su parte oscura, es supuestamente gobernada por judíos.

Esta teoría ha aparecido durante la historia con diferentes disfraces. Una de las formas en las que se hizo popular fue a través de Los Protocolos de los Ancianos de Sión, las actas de “encuentros secretos” ficticios en los que los líderes judíos conspiraron para gobernar el mundo. Los Protocolos es un libro salvajemente antisemita creado por la policía secreta rusa. Siendo este el segundo libro más publicado de la historia, dio pie para que el mundo entero se volcara contra todo judío conocido, acusándolo de enriquecimiento ilícito y manipulación de los gobiernos.

Los judíos que vivieron en los shtetels de Polonia y Rusia entre los siglos 17 y 20 eran pobres y no tenían ninguna clase de poder, careciendo por completo de toda forma de influencia. Sin embargo, eran odiados. A menudo fueron perseguidos y sometidos a tormentos indescriptibles. En muchas ocasiones aldeas enteras eran saqueadas y los habitantes judíos masacrados a sangre fría. En estas circunstancias el antisemitismo no distinguió entre fuertes y débiles, entre poderosos y no poderosos.

“Si hay algo de cierto en la idea de que los judíos controlan los gobiernos, ¿por qué no pudieron esos poderosos judíos convencer a ningún país para que aceptaran a los refugiados que estaban tratando de escapar del infierno durante el Holocausto? Si “la judería del mundo” fuese tan poderosa y tuviera tanta influencia política, con seguridad al menos un gobierno habría accedido a aceptarlos como refugiados y les habría permitido permanecer hasta el final de la guerra…”

En el campo religioso los judíos son odiados casi en la misma medida que en el económico, cuando se habla del “pueblo elegido” o al atribuírseles la muerte de Jesús. Aunque algunas ramas del cristianismo como la evangélica han optado por unirse en la aceptación de la teoría del “pueblo elegido”, la mayoría de religiones consideran esta afirmación como soberbia. Por creerse el pueblo elegido, los judíos deben pagar muy caro con el rechazo. La teoría de la muerte de Jesús no es menor justificación para muchos para hacerles pagar a los judíos por tan terrible acontecimiento. Repiten que los judíos son los asesinos de Jesús desconociendo por completo el contexto histórico en que sucedieron los hechos.

Pasando al campo socio cultural el desagrado hacia los judíos se acentúa por el hecho de ser diferentes ya que siempre han mantenido su identidad judía aún en las circunstancias más adversas como la Segunda Guerra. Hubo ocasiones en que se deshicieron de sus creencias y su usual atuendo, igualándose a sus semejantes y manifestando lealtad al país extranjero, sin que esto obrara resultados en el odio y el repudio por su condición de judíos como en el Caso Dreyfus. En 1894 y hasta 1906 Francia condenó a Alfred Dreyfus acusándolo de espionaje a su país, conmocionando la sociedad francesa y marcando un hito en la historia del antisemitismo. “Las consecuencias del Caso Dreyfus fueron de gran importancia, impactando en todos los aspectos de la vida pública francesa: política (desde el éxito de la Tercera República, en la que el caso adquirió el estatus de mito, hasta la renovación del nacionalismo), militar, religiosa (limitó la reforma del catolicismo francés y la integración republicana de los católicos), social (en su transcurso se creó la Liga Francesa para la defensa de los Derechos del Hombre y el Ciudadano), jurídica, los medios de comunicación, diplomática y cultural (el término “intelectual” fue acuñado precisamente durante el caso). El Affaire Dreyfus también tuvo un considerable impacto internacional, como el haber definido las ideas del padre del sionismo, Theodor Herzl y haberlo impulsado a fundar la Organización Sionista Mundial en 1897, así como las manifestaciones antisemitas en el seno de las comunidades judías de la Europa Central y Occidental.”

Si todas estas razones anteriormente descritas son la causa del antisemitismo, la solución a éste y la respuesta, se ve día a día con los adelantos tecnológicos, con los avances agrícolas que traspasan fronteras, con la presencia de delegaciones judías ayudando en cuanto lugar necesite de su pericia y conocimiento. El antisemitismo ha existido por los siglos de los siglos y seguirá existiendo, porque el odio enraizado en la historia ha enseñado a juzgar y a condenar a las personas por el simple hecho de ser judío.
ISCA en Español

Imagen: El judío errante, por Gustave Doré

Fuentes: Israel Noticias, Wikipedia

 

 

 

Tags:

Author: admin